21 AÑOS CON 233 DÍAS, ESPERANDO JUSTICIA

Al igual que miles de guatemaltecos, he agotado todas las gestiones posibles para que se haga justicia, pero hasta hoy, ha podido más el poder de mis perseguidores que la dignidad de los juzgadores.
El recurso de Exhibición Personal interpuesto es determinante para saber si en Guatemala hay esperanza de justicia, pues con él se está poniendo a prueba el sistema entero.

Esta carta, se explica por si sola:

Panamá, 30 de diciembre de 2014

Licenciado
Nester Mauricio Vásquez Pimentel
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
PRESENTE

Estimado Licenciado Vásquez Pimentel:

El día de ayer me enteré por mi abogado, el Licenciado Hiram Sosa, que usted había sido designado como Magistrado Ponente, en el caso del Recurso de Exhibición Personal que interpusimos y que será conocido por el Pleno de la Corte Suprema de Justicia.

Quisiera Señor Magistrado, hacerle notar que asumí la Presidencia de la Republica el día 14 de enero de 1991, como resultado de los comicios electorales de ese mismo año, en los que el pueblo de Guatemala decidió en forma soberana y contundente darme dicho mandato.

Dos años y medio después se produce la crisis política de todos conocida y, por medio de una Resolución del Juez Cuarto de Primera Instancia Penal de Instrucción, Miguel Ángel Solórzano, de fecha 2 de junio de 1993 y una solicitud del Fiscal del Ministerio Público, Licenciado Walter Robles, fechada ese mismo día, se me declara Expresidente de la República y se emiten ordenes de Captura contra mi persona.

Hago ver que dicha Resolución, no aporta ni da indicio alguno de prueba que apuntalaran los delitos que se me sindicaron.

Como un hecho insólito, soy declarado Expresidente por una autoridad incompetente y, sin haberse seguido ninguna de las formalidades previstas en la Constitución y las leyes de la República, se emite
n órdenes de captura sin seguir los procedimientos de Antejuicio a los que tenía derecho por la investidura que ejercía.

A partir de esta monstruosidad jurídica y con base en ella, se ha mantenido medidas de coacción judicial y se ha patrocinado una incesante persecución contra mi persona y mi familia, dando pie a infinidad de actos ilegales y violatorios de mis derechos ciudadanos, y vulnerándose sistemáticamente y en las formas más increíbles el derecho que todo ciudadano tiene a un justo proceso y, por supuesto, a una legítima defensa.

Estos hechos incalificables han durado por más de veinte años y constan en autos en los diferentes expedientes dentro del Sistema Judicial Guatemalteco, sin que ni siquiera haya importado que todos los delitos que se me endilgan ya prescribieron y muchos de ellos ya ni siquiera son considerados como tales por la misma legislación vigente en el país, pues fueron derogados y en otros, su sanción es una simple multa.

Esta realidad se ve reflejada en las opiniones de los Departamentos Legales de la Cancillería de Guatemala y de Panamá; en las declaraciones públicas recientes emitidas por el mismo Fiscal que dio origen a esta persecución, Licenciado Walter Robles. En las declaraciones emitidas por el Licenciado Ramiro de León Carpio, quien me sustituyó en el Cargo de Presidente de la República; en las Resoluciones del Ilustrado Gobierno de la República de Panamá al negar las solicitudes de extradición y, como si esto fuera poco, la misma Resolución de la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal de fecha 24 de mayo del año 2013, la cual es del conocimiento público la forma anti jurídica como ha sido atacada.

Señor Magistrado, me sacaron de la Presidencia de la República cuando tenía 48 años de edad, hoy me acerco a los setenta y a pesar del espíritu de lucha que me ha caracterizado, y después de todo lo que me ha tocado vivir en los calvarios recorridos dentro de ese Organismo, he llegado a pensar que para mí, Jorge Antonio Serrano Elías, no existe la esperanza de tener algún día un fallo que se ajuste al derecho y me haga justicia.

Sin embargo, por hechos que me han referido respecto a las intenciones de esta nueva Corte, y esperanzado en un mejor futuro para la justicia del país, por medio de este Recurso de Exhibición Personal estoy haciendo un último intento para ver si es posible que se llegue, dentro el marco del Sistema de Justica Guatemalteco, a tener un fallo justo que ponga fin a esta esta persecución que, por las últimas arbitrariedades cometidas, me está condenando a una cadena perpetua.

Con las muestras de mi consideración y estima quedo de usted.
Atentamente,

JORGE SERRANO ELÍAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *