MARÍA LUISA BETRANENA DE PADILLA (MAU) HOMENAJE A QUIEN TRABAJÓ Y SUFRIÓ POR LA JUSTICIA

Mau, una gran amiga de mi juventud, la Primera Mujer en ocupar una Magistratura en la Corte Suprema de Justicia, la primera Ministra de Educación, la primera Decana de la Facultad de Derecho, y debe ser la primera en nuestras mentes, cuando vemos el desastre del sistema de justicia en el país; sabemos que esto se pudo haber evitado, pues ella era la mujer capaz, digna y honrada para haberlo logrado.


El Magisterio nacional la recuerda, porque ella les dio las únicas valijas didácticas que han recibido en la historia; recuerdo la cara que ponían los maestros cuando las recibían. Con ella luchamos y se mejoró el Escalafón Magisterial, que hoy aún beneficia a miles de docentes y con ella se impulsaba la nueva Ley de Educación para crear las comunidades educativas y descentralizar el sistema.

MAU ERA UNA INSIGNE GUATEMALTECA, INNOVADORA, SINCERA EN EL AMOR A SU PATRIA Y SUS IDEALES.
DESEO CONTAR ESTE PASAJE DE SU VIDA, COMO YO LO VIVÍ CON ELLA.
23 DE MAYO DE 1993, nueve de la mañana, le pido al Estado Mayor que localicen a la Licenciada Beltranena de Padilla Ministra de Educación y que le pidan que cuando pueda, pase por Casa Presidencial, que deseo hablar con ella.


Como a los veinte minutos un Oficial de la Guardia Presidencial me dice: Señor Presidente, esta presente la Ministra de Educación, la hago pasar y nos sentamos como lo hacíamos, yo mi escritorio y ella en una de las sillas de enfrente y con esa voz reposada muy característica de ella, me pregunta, ¿y ahora qué se te ofrece, Presidente? y yo le cuento lo que me estaba pasando con los contrabandistas, que sentía que estábamos jugábamos al ratón y al gato y que cuando finalmente los agarrábamos no los podía mantener presos, pues los jueces y magistrados los sacaban más rápido que un rayo. Mau solo se sonrió y me dijo, “así está el sistema y lo peor es que en la Universidad lo hemos hablado, se ve difícil de cambiar, pues salen y se corrompen”.


Bueno Mau, le dije, también me tienen loco con la presión por las privatizaciones y la oposición en el Ejército con el proceso de paz y los refugiados, te digo lo mismo que tu dices, si seguimos así no vamos a lograr nada y estoy un poco desesperando y me siento frustrado.


Después comentamos sobre la Ley que un grupito de empresarios, comprando diputados, habían metido sorpresivamente para agarrar el control del sector público de energía y que yo la había tenido que vetar, a pesar de los insultos y amenazas, pues estos señores decían que me iban a enseñar que yo no era el Rey Salomón, sino que un simple Presidente.

Comentamos también la prepotencia y las impertinencias de Rodil (Presidente de la Corte) que públicamente y muy amenazante, exigía un presupuesto astronómico, no obstante que en dos años yo había duplicado el presupuesto del Organismo Judicial.

Después de una platica de unos 45 minutos, le dije que la había llamado porque me había enterado que un grupito de empresarios, a los que los dos conocíamos muy bien, con un grupito de militares estaban en plena conspiración y que estaban buscando la factibilidad para un golpe, ella me corroboró que eso se oía y que el rumor era fuerte.
Yo le dije: Mirá Mau, tu viejo y el mío fueron abogados y amigos, lucharon a veces en el mismo bando y a veces separados, pero siempre por el bien de Guatemala, hoy estamos aquí, ¿qué hacemos para lograr el cambio que urge y parar toda esta porquería?


Mau me dijo; Jorge estoy contigo, déjame pensar que se puede hacer legalmente y hablemos mañana, y me preguntó ¿puedo consultar esto con alguien? y yo le dije que preferiría que no, hasta que tuviéramos algo más concreto y que lo haríamos con Josefina Chacón de Machado, quien en ese momento era Magistrada de la Corte de Constitucionalidad.
En la tarde de ese día, después de esta conversación, recibí la visita de un amigo y me cuenta que los “Dueños de la Guayaba” estaban furiosos por el triunfo que habíamos tenido en las elecciones de alcalde de mediados de mes, y que la decisión era agilizar el golpe, pues de otra manera yo me perpetuaría en el poder.
Por otra parte, me comentó que en una reunión llevada a cabo en la residencia de una acaudalada familia en Antigua Guatemala, habían decidido que la única forma de pararme era matándome a mí o con hechos violentos contra mi familia.
Uniendo esto con la carta que me había mandado el CACIF, en la que me pedían que se detuvieran las conversaciones de paz con la guerrilla, entendí que la alianza cívico militar de las cúpulas corruptas, estaba acorralada y lista para atacar.
Los encuentros entre Dionisio Gutiérrez y Pérez Molina, eran cada vez más frecuentes, incluso bajo la sombra de Pérez Molina, estos señores entraban a dar conferencias a oficiales del ejercito y a miembros de la G-2 (inteligencia militar) para desacreditar al gobierno.
Con todo esto aconteciendo, la situación se tornaba más complicada y más tensa.
En la mañana del día 25, pedí que llamaran a Mau y a Josefina y les solicité que estudiaran la parte legal, para depurar Congreso y las Cortes sin derogar la Constitución.
A esas alturas, pedí que no saliera ni entrara nadie de Casa Presidencial. Ellas y otros abogados discutían el tema, yo atendía asuntos de la presidencia y entraba y salía del salón en el que ellos estaban.
Eventualmente la Mau salía y me decía, Jorge no se puede, y regresaba al salón de sesiones, al rato entraba nuevamente y me decía, parece que sí se puede, creemos que hay una ventana, y en estas nos pasamos hasta casi las cuatro de la tarde. Cuando finalmente entraron Mau y Josefina, me dijeron: “Hay una ventana, el Artículo 21 transitorio de la Constitución, establece que esta no “pierde su validez y vigencia pese a cualquier interrupción temporal derivada de situaciones de fuerza”.
Ellas traían la Constitución abierta y me enseñaron el artículo, y para decir verdad brinqué de la alegría y les dije; ahora hay que pensar en cómo se va a llenar el vacío de los Artículos que suspenderé, la petición que debo hacer al Tribunal Supremo Electoral para retornar lo más pronto posible a la plena vigencia de la Constitución, y dar las garantías de que yo no me quedaré ni un día más de lo que es mi mandato.
Y AQUÍ VINO LA COSA, ¿Qué hacemos con la Corte? pues estoy seguro les dije “que si desaparece temporalmente el Congreso nadie se dará cuenta”, ¿pero y la Corte? las dos se rieron y me dijeron ya sabemos por dónde vas.
Les dije, mi padre decía que, ni las leyes ni los puestos hacen los cambios, son los hombre y mujeres que asumen las responsabilidades las que los logran.
Mau hizo un gesto con su cabeza, moviéndola hacia arriba, sin perderme de vista a través de sus lentes, pero en forma inquisitiva, como diciéndome ¿qué fregados estás pensando? Yo me reí y le pregunté ¿te le medís a la Presidencia?
Al mismo tiempo le preguntaba a Josefina si ella dejaría la Corte de Constitucionalidad, para irse de Magistrada a la de Justicia y así impulsar el cambio del sistema. Este cambio sería grande, pues habíamos sancionado en septiembre del año anterior el Nuevo Código Procesal Penal, que cambiaba el sistema inquisitivo por el acusatorio, el cual debería implementarse e impulsar su aplicación.
Ambas valientemente contestaron sí, ay sí hagámoslo; esa es una cueva que hay que limpiar y Mau me preguntó, ¿qué se haría con el resto de los Magistrados? y le dije, es tu gremio, 100% tu decisión busca los más idóneos, lo mejor que se pueda, empecemos por allí.
Así se abrió una ventana de esperanza, de limpieza y de honorabilidad en ese Organismo, la cual vilmente cerró la corrupción, con violencia y persecución, llevando al país al Estado fallido que hoy tenemos.
Mau fue una Heroína que se inmoló por la justicia, pero su ejemplo de coraje y honradez, sigue inspirando el trabajo de muchos que aun pensamos que el país tiene oportunidad de ser libre y lo vamos a lograr.
GRACIAS MAU, LO LOGRAREMOS POR TI. POR TU HONOR Y POR TU NOMBRE ¡GUATEMALA INMORTAL!
Y fueron nombrados y juramentados los siguientes magistrados: José María Moscoso Duarte, Roberto Eduardo Rivera Álvarez, Servio Tulio Aquino Barillas, Rodrigo Herrera Moya, Aura Astrid Morales, Juan Alfredo Barrios Martínez, Bernardo Alfredo López Estrada y Josefina Chacón Vargas.

 

Estadísticas:

2866 likes
224 veces compartido
91 comentarios
Comentarios:
Oscar Rafael Prem: Mi catedratica de derecho civil en la landivar. fue excelente
Sammy Estrada: Como resucitar a una persona así para que se haga cargo de toda esta porqueria.
Mildred Ojeda: Una gran Ministro de Educación con valores y principios. Lo demostró cuando restableció el Sistema De Supervision Educativa del cual forme parte. Con mucho orgullo digo que no permitió ningún favor político ella respeto la ley. Descanse en Paz.
Lety Monroy de Hernandez: Vuelvo y lo repito Ing. Jorge Serrano Elías, otra seria la historia del pais, si se hubiera llevado a cabo ese cambio, que ahora si, todos añoramos, y que las huestes de siempre no permitieron que usted y estas grandes mujeres hicieran, lastima por mi Guatemala.
Esdras Vinicio: Respetable y distinquido siervo Jorge serrano Elias recuerdo sus palabras en ,panama cuando dijo la historia nos dará la razon
Carlos Salvador Miranda Sagastume: Solo la historia guarda los secretos del bien solo gente como ella pueden tener el cambio lastima se estan acabando y no miramos oportunidades para gente con ese pensar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *