SETECIENTOS MILLONES PARA EL CIRCO ELECTORAL

Hoy más que nunca, el pueblo será un mero observador, a nadie le gustan los candidatos, nadie tiene esperanza de que algo vaya a cambiar, nadie muestra entusiasmo, lo único que hay es un sentimiento mezclado de resignación e indignación, pues en esta “democracia” todo es negociación y compromisos debajo de la mesa. ¿Y al pueblo? NADA, DE NADA.
Con la cuarta parte de ese dinero se podría pagar todo el espectáculo electoral si habláramos de verdaderas elecciones.
Y solo para que nos terminemos de enojar, les cuento que con esa plata se podría construir: DIEZ Y SEIS MIL (16,000) aulas escolares totalmente equipadas, para que SEISCIENTOS CUARENTA MIL NIÑOS (640,000) tuviera techo escolar o pagar las medicinas que nos hacen falta en los hospitales San Juan de Dios y Roosevelt, entre otras cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *