NO A LAS “REFORMAS” DEL SISTEMA JUDICIAL

NO A LAS “REFORMAS” DEL SISTEMA JUDICIAL; SON COSMÉTICAS, NO AMERITAN UN CAMBIO CONSTITUCIONAL, NO HAN SIDO DISCUTIDAS POR LA CIUDADANÍA, Y REPRESENTAN UNA AMENAZA A LA VERDADERA RESTRUCTURACIÓN QUE NECESITA EL SISTEMA JUDICIAL DEL PAÍS.
Señores DIPUTADOS, sabemos que el día lunes 28 van a conocerlas. Con todo respeto les hago las siguientes observaciones:

1. Estas “reformas” han salido de mesas de discusión, en las que ha participado un pequeño grupo de personas, y no se ha tomado en cuenta la opinión calificada de las Universidades y las organizaciones serias que agrupan a abogados y, sobre todo, litigantes.


2. Algunos aspectos considerados en estas “reformas” podrían arreglarse con una simple modificación a la ley. Sin embargo, la mayoría de las propuestas no resuelven los problemas de fondo del sistema, no dan respuesta a las necesidades de corregir las violaciones al debido proceso, no garantiza mejores procedimientos para la persecución del delincuente, ni hay respuesta para los presos que esperan juicio y que son mas de diez mil, ni para los que ya cumplieron condena y por negligencia del sistema siguen presos, que son casi cinco mil. 


3. Temas como el de la designación de magistrados, el de la Carrera Judicial y el del reconocimiento y aplicación del Derecho Consuetudinario, necesitan consultas serias a nivel nacional y, en este último caso, consulta con las autoridades ancestrales que actualmente ejercen poder moral, como ejemplo: la de los 48 Cantones de Totonicapán y las Alcaldías Indígenas de Sololá; de las cuales podemos aprender mucho, incluso para los sistemas de control que el Estado guatemalteco necesita. 


4. Pareciera que estas “reformas”, así planteadas, están orientadas a favorecer el sistema de “judicialización de la política”, con los riesgos de que se establezca un sistema de “terrorismo judicial”. Comprendamos que si esto se llega a consolidar, se estaría fomentando la violencia como el único método de lograr la justicia. 


5. Entendamos que resulta inconveniente fortalecer los sistemas de coacción y mediatización propios de la actual administración del MP, pues impiden el ejercicio libre de la judicatura, al condicionarla por medio de la opinión pública y por procedimientos espurios de amenazas judiciales, de los que han sido victimas jueces y también funcionarios y hasta diputados. 


6. Prueba de lo que afirmo anteriormente: la Señora fiscal, ha declarado que ella, al mejor estilo de su amigo el embajador Tod Robinson, se instalará en la sesión del Congreso del día lunes para impulsar la aprobación de esas “reformas”. Entiendan que ese es un acto intimidatorio y de interferencia de poderes, que en un sistema democrático debe ser rechazado.

EN CONCLUSIÓN: ESTAS “REFORMAS” SON COSMÉTICAS Y DEMAGÓGICAS, NO AMERITAN UN CAMBIO CONSTITUCIONAL, NO HAN SIDO DADAS A CONOCER NI DISCUTIDAS AMPLIAMENTE POR LA CIUDADANÍA, Y REPRESENTAN UNA AMENAZA A LA VERDADERA RESTRUCTURACIÓN QUE EL SISTEMA JUDICIAL DEL PAÍS NECESITA.

 

Estadísticas:

607 veces compartido
180 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *