LA HISTORIA LE DA LA RAZÓN AL “SERRANAZO”

En 1993, era necesaria la limpieza y depuración DEL CONGRESO Y LAS CORTES, pero ahora el pueblo lo pide a gritos y lo va a exigir, pues está desesperado por el abuso y el abandono en que lo tienen.
Observemos lo que está pasando hoy, con la violenta reacción de los vendedores callejeros en la Sexta Avenida, por las intolerancias del Alcalde Arzú, que con un cinismo espectacular, afirma que la ciudad de Guatemala es “prospera y segura”.

De igual manera, nadie entiende el desmadre en el Congreso y cuando uno ve a la mayoría de los diputados movidos solo por el oportunismo, la corrupción y el crimen; ellos mismos, se tiran sus trapos sucios en la cara, sin asco ni vergüenza y sin ningún respeto por el pueblo.

En ese organismo, hasta los que se auto-llaman “transparentes”, son oscuros y serviles a patrones internacionales y nacionales descalificados. Eso borra todo vestigio de representatividad y lo hace un Organismo descalificado y MORALMENTE INVÁLIDO, sujeto indiscutible de un SERRANAZO.

Por otro lado, el Organismo Judicial y las fiscalías son el refugio para algunos extorsionistas, chantajistas y manipuladores de la Ley, el Derecho y la Justicia, que se cobijan allí para enriquecerse, ignorando la imperante necesidad de Justicia que existe en el pueblo de Guatemala.

Finalmente, el Organismo Ejecutivo, hoy caracterizado por la indolencia, la corrupción y la incapacidad, alcanzan niveles de desconcierto, ingobernabilidad y desorientación nunca vistos en nuestro país.
Razón tuvieron los Obispos católicos al definir esta situación como una “parálisis institucional de los tres poderes del Estado”
HOY EL SERRANAZO SE QUEDA PEQUEÑO, PUES LO QUE HACE FALTA ES LA “REFUNDACIÓN” DEL ESTADO, COMO UNA REFORMA PROFUNDA E INTEGRAL.

Estadísticas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *