¡AUXILIO, SOCORRO! ¿QUÉ PASARÁ CON GUATEMALA?

¡AUXILIO, SOCORRO! ¿QUÉ PASARÁ CON GUATEMALA?
En 30 días tendremos un nuevo Presidente quien después de un preocupante silencio, en su primera entrevista, nos sale con el discurso de un candidato, pero acorralado; para él todo se compondrá “poco a poco” y sin darnos a conocer sus planes, nos pide que aceptemos que todo se resolverá por “arte de magia”.
Señor Presidente, la crisis del país demanda soluciones urgentes y profundas, y para implementarlas no se puede quedar bien con todos. Quienes lo asesoraron y convencieron de hacer un supuesto plan de gobierno amplísimo, como resultado de una recopilación de ideas y propuestas improvisadas, LO HAN ENGAÑADO y le están haciendo un gran perjuicio al país.

Por la experiencia que me dan los años de participación y reflexión, le manifiesto que, si siguen por este camino, cuando se vengan a dar cuenta será tarde, pues ustedes mismos están generando expectativas que no podrán cumplir, y el pueblo se les vendrá encima de golpe, en un solo momento.

USTED SE COMPROMETIÓ A RESOLVER ESTA PROBLEMÁTICA, ASUMA SUS RESPONSABLILIDADES CON PRONTITUD Y VALENTÍA, PUES LA SITUACIÓN ES TAN DRAMÁTICA QUE USTED NO TENDRÁ DEL PUEBLO NI EL BENEFICIO DE LA DUDA, NI TAMPOCO DERECHO A UNA LUNA DE MIEL.

A quienes dicen que no es necesario que Jimmy haga nada pues Dios lo hará, solo les recuerdo las palabas del Señor a Josué antes de entrar en la tierra prometida: “ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE”.

Le quedan 30 días para que enmiende sus procedimientos y tome decisiones, y para defender sus convicciones; el pueblo necesita un líder, no un consolador ni un motivador.

Por otra parte, y con honestidad, le digo que si quienes lo asesoran son los tres banqueros que mencionó en la entrevista y los amigos de estos, el futuro que se nos espera es más de lo mismo y aún peor. Es por eso que todos queremos saber quiénes son los que lo rodean, pues reconozca que existen razonables y justificadas dudas sobre sus asesores, colaboradores y benefactores.

No es aceptable lo que dijo acerca de que una comisión incógnita está escogiendo a los colaboradores y que supuestamente la CICIG y el MP los sancionará, cuando es evidente que ellos no lo harán, pues no van a asumir ni el riesgo ni la responsabilidad en una decisión ejecutiva de esta naturaleza, cuando no están calificados ni autorizados por la ley para hacerlo. Señor Presidente, esta es una decisión que usted debe tomar, asumiendo la responsabilidad y los riesgos que esto implica. El pueblo no eligió a la CICIG ni al MP, lo eligió a usted.

Respecto a los recursos que se necesitan para entrarle a los problemas del país, le recomiendo que no pierda su tiempo pidiendo donaciones, pues con limosnas no resolverá nada. En 1993, cuando yo asumí la Presidencia, había una situación económica desesperante, con inflación del 60%, empobrecimiento generalizado en la población, carreteras destruidas y la banca internacional cerrada, entre otras cosas; no teníamos remesas, no teníamos cómo pagar salarios ni la famosa factura petrolera, por lo que pusimos un impuesto de Estabilización Económica. Ponga usted un impuesto de “Estabilización Social” y haga, como lo hicimos nosotros, que lo paguen los que pueden y tienen los recursos para hacerlo.

ESTE ES UN PROBLEMA DE JUSTICIA Y NO DE CARIDAD Y LIMOSNAS.

Por favor, Señor Presidente, entendamos que la situación del país requiere de soluciones drásticas que se deberán afrontar con valentía y capacidad, inspiradas en la resolución de las necesidades del pueblo y no en los intereses de los voraces “Dueños de la Guayaba” que hoy lo apoyan y pronto serán sus verdugos, como lo hicieron con Pérez Molina, quien fue su amigo y socio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *